Publicado 09/07/2024 12:07

La Iglesia apuntó contra quienes "les falta el termómetro social"

Archivo - Festividad de San Marcos, Iglesia Argentina
Archivo - Festividad de San Marcos, Iglesia Argentina - CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA (CEA) - Archivo

BUENOS AIRES, 9 Jul. (Mario Poliak) -

La Iglesia fustigó hoy a quienes "les falta el termómetro social de saber lo que viven los argentinos", en lo que pareció ser una crítica directa a la política de ajuste del gobierno de Javier Milei, pero también hacia buena parte de la dirigencia nacional.

En el tradicional Tedeum del 9 de Julio en la Catedral Metropolitana y ante la presencia del propio jefe del Estado, el arzobispo de Buenos Aires, José María Cuerva, dijo en su homilía que "algo no está bien cuando hay dirigentes muy ricos y un pueblo trabajador muy pobre".

La Iglesia, que anoche no participó del acto de firma del "Pacto de Mayo", en San Miguel de Tucumán, llamó a la unidad nacional sin dejar de cuestionar la corrupción: "Muchos argentinos -dijo García Cuerva- están haciendo un esfuerzo enorme, que conmueve, esperanzador".

"No permitas que lo cascoteemos con la voracidad del poder por el poder mismo, conductas reprochables que demuestran que a muchos les falta el termómetro social de saber lo que viven los argentinos de a pie", dijo el prelado en su oración.

El religioso rogó: "No hipotequemos el futuro" y recordó que "muchas cosas hicimos mal en el pasado del que todavía nadie se hace cargo, aunque el resultado es que seis de cada 10 chicos en Argentina son pobres".

En uno de sus párrafos de mayor voltaje político, se refirió a la Argentina como un país "que nos duele hace mucho, que se dice independiente hace 208 años pero que aún hoy sufre las cadenas de diversas esclavitudes que no nos dejan caminar como pueblo".

También exhortó a "aprender a reencontrarnos y reconocer que somos una comunidad, dejar de lado personalismos y generar consensos y acuerdos que permitan abrir nuevos caminos. Comprometernos con los más pobres y excluidos viviendo la libertad con amor al prójimo".

En tal sentido, reclamó que "Argentina se cure, se ponga de pie, camine, que se independice de las camillas que la tienen postrada y enferma".

El Tedeum al que asistió Milei y el Gabinete nacional, fue parte de las celebraciones oficiales por el Día de la Independencia, que se completó con un masivo desfile militar.

Participaron de la parada casi 7 mil efectivos militares y de fuerzas de seguridad, además de veteranos de la guerra de Malvinas, a lo largo de la Avenida del Libertador, que abarcó los barrios de Recoleta y Palermo.

Contador