Publicado 03/04/2024 09:17

ARGENTINA.-El ministro de Salud dio la cara para explicar por qué la vacuna contra el dengue "no es efectiva"

Archivo - La Consejería de Salud y Consumo de la Junta ha calificado de éxito la campaña de vacunación sin cita frente a la gripe puesta en marcha el pasado 11 de diciembre y que ha tenido como resultado la protección frente a este virus de 292.302 andalu
Archivo - La Consejería de Salud y Consumo de la Junta ha calificado de éxito la campaña de vacunación sin cita frente a la gripe puesta en marcha el pasado 11 de diciembre y que ha tenido como resultado la protección frente a este virus de 292.302 andalu - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

BUENOS AIRES, 3 Abr. (Mario Poliak) -

El ministro de Salud, Mario Russo, dio la cara por primera vez de que asumió el cargo para rebatir a quienes reclaman la vacuna para afrontar el grave brote de dengue, afirmando, contra la opinión mayoritaria de infectólogos e epidemiólogos, que aquella "no es efectiva para mitigar" la enfermedad.

Por otra parte, la cartera sanitaria emitió un comunicado en el que culpó al gobierno anterior por el brote, al afirmar que "hoy estamos sufriendo las consecuencias de la falta de prevención que hubo el año pasado, donde no se hizo el trabajo correspondiente".

En medio del mayor pico histórico de dengue, con más de 180 mil casos y 129 muertes contabilizadas hasta ayer, Russo sostuvo que el único medio para afrontar la epidemia es "atacando el vector", o sea el mosquito Aedes Aegyptis, en los domicilios.

Por otra parte, admitió la falta de repelentes en los comercios y lo atribuyó a "un cuello de botella, que se va a subsanar" pronto, según prometió.

Russo señaló que, según los datos disponibles, "la vacuna no es efectiva para mitigar el brote" y explicó que "la mirada que tenemos nosotros, como órgano rector que define calendarios de inmunización, es de suma prudencia".

"La vacuna que aprobó ANMAT ha superado la fase 3, se mostró segura y eficaz en personas de 4 a 16 años. Ahora bien, queremos recabar datos finales de fase 4, en Argentina y Brasil, para con la Comisión Nacional de Inmunización ver en qué regiones y grupo etario sería útil aplicarla", argumentó el ministro.

Russo fue enfático al afirmar que, de acuerdo a la información disponible y según la caracterización de la Organización Panamericana de Salud, "esta vacuna no es de utilidad, no es efectiva, para mitigar un brote" y agregó que "se necesitarían casi ocho años" para eso.

Tras asegurar que en los próximos 60 días habrá una decisión sobre la vacunación, el funcionario se refirió a la preocupante escasez de repelentes y espirales contra los mosquitos. En ese sentido, relativizó el faltante y dijo que es una realidad "heterogénea", aunque aceptó que en regiones como el AMBA se generó "un cuello de botella, de oferta y demanda, que se va a subsanar".

Comentó que, "hablando con ministros provinciales, dijeron que algunos laboratorios de producción estatal, provincial, están generando en más cantidad" estos productos y pidió comprender que "estamos adaptándonos a una nueva realidad epidemiológica".

Por último, Russo marcó diferencias entre las tareas de prevención del dengue y del coronavirus, y al respecto señaló la importancia de los trabajos de prevención y eliminación del mosquito "a través de un trabajo domiciliario, peridomiciliario y local, para la eliminación de huevos y larvas".

"Si eliminamos el vector, eliminamos el dengue. Esto no es Covid", recordó, e insistió con la necesidad de realizar tareas de descacharreo, prevención, limpieza de hogares y de sectores aledaños a los domicilios como claves para la prevención.

Contador