Publicado 03/04/2024 12:05

ARGENTINA.-Tensión por la protesta de ATE: Gran operativo de seguridad en edificios públicos

Los trabajadores públicos de Argentina convocan un paro el 3 de abril ante el despido de 70.000 personas
Los trabajadores públicos de Argentina convocan un paro el 3 de abril ante el despido de 70.000 personas - ATE

BUENOS AIRES, 3 Abr. (Mario Poliak) -

Fuerte tensión se vivía esta mañana alrededor de varios edificios públicos por la protesta convocada por el gremio estatal ATE, de intentar ingresar pese a los despidos dispuestos por el Gobierno.

Cientos de policías, gendarmes y personal de seguridad privada se apostaron en los ingresos de las principales reparticiones para impedir la realización de la protesta, cumpliendo una orden de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien acusó a los promotores de la medida de "querer adueñarse del Estado".

Se aguardaba que la demostración más importante estuviera planteada en la Secretaría de Trabajo, en la zona del bajo porteño, donde fue desvinculada la mayor parte de las 11 mil personas cesanteadas. Se cree que el Gobierno está dispuesto a echar a unas 70 mil personas.

A partir de las 8.30, sindicalistas y trabajadores iniciaron entradas escalonadas. El primer edificio donde se intentó cumplir la medida fue el Inadi, el organismo encargado de la discriminación que fue cerrado por orden del presidente Javier Milei.

Pero el grupo de personas no pudo ingresar ya que agentes de la Policía Federal, con ayuda de molinetes, les impidió hacerlo. En respuesta, los empleados se quedaron en el lugar al grito de "Unidad de los trabajadores, y al que no le gusta, se jode, se jode".

Sin embargo, al llegar otro contingente de personas, el grupo se sintió con más fuerza y comenzó a ingresar. Estaban previstas medidas similares también en el Centro Cultural Kirchner (CKK), que por reciente disposición gubernamental será rebautizado, aunque no se sabe con qué nombre.

También se produjeron acciones en los ministerios de Capital Humano, a cargo de Sandra Pettovello, y de Salud, que conduce Mario Russo, así como el Instituto de Cinematografía (INCAA), que sufre un proceso de desfinanciamiento; en la Secretaría de Turismo y Deportes, a cargo del ex peronista Daniel Scioli; en el Centro de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) y en la ex cartera de Producción.

Como quedó dicho, el reclamo central estaba previsto en la Secretaría de Trabajo, ubicada en Alem al 600. El líder de ATE, Rodolfo Aguiar, comentó: "Estamos concentrando nosotros todo nuestro accionar en esa área y vamos a intentar el ingreso masivo".

Allí, el sindicalista advirtió que la decisión del Gobierno de provocar despidos masivos en la administración pública "le puede costar caro al Presidente y a sus funcionarios, porque está llevando adelante conductas contrarias a la Constitución Nacional, tipificadas en el Código Penal".

El dirigente de ATE recordó que "el artículo 14 bis (de la CN) contempla la garantía de estabilidad en el empleo público" y afirmó que "también hay pactos internacionales" a los que se comprometió el Estado argentino.

Otras áreas a ocupar serán las del Servicio Meteorológico Nacional, el Ministerio del Interior y la ex área de Agricultura Familiar.

Para oponerse a estos planes gremiales, Bullrich activó un operativo especial con un comando unificado conjunto con el área de Seguridad de la Ciudad, al mando del ex dirigente de la comunidad judía y ex diputado nacional Waldo Wolff, que tiene a su cargo el cuidado de la calle.

Las autoridades pusieron el énfasis especialmente sobre cuatro objetivos centrales: la Secretaría de Trabajo, el Conicet, el Ministerio de Salud y el Indec.

Contador