Publicado 08/07/2024 11:25

ARGENTINA.- El consumo de carne llegaría en 2024 a su piso histórico en más de 100 años

Archivo - Piezas de ternera expuestas en la carnicería de un mercado, a 15 de marzo de 2023, en Madrid (España).
Archivo - Piezas de ternera expuestas en la carnicería de un mercado, a 15 de marzo de 2023, en Madrid (España). - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

BUENOS AIRES, 8 Jul. (Mario Poliak) -

El consumo de carne registraría en 2024 un piso histórico que no se repetía desde la primera década del siglo pasado, en un país caracterizado por la ingesta de este producto. Como contrapartida, aumentaron las exportaciones 10% más que el año pasado.

La demanda cae por la recesión y la oferta sufre el efecto de la liquidación de ganado que hubo en 2023, cuando el stock se redujo en 1,5 millón de cabezas, la mayor caída anual desde 2009, debido al cierre de las exportaciones y la sequía.

Así, la producción de carne bovina fue de 1,26 millón de toneladas en los primeros cinco meses del año, con una caída de 8 por ciento respecto al mismo período de 2023.

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, los animales faenados alcanzaron a más de 5,5 millones de cabezas. Esto implica una baja también de 8 por ciento respecto al año anterior, aunque por encima de los valores de años previos.

El aumento de la producción durante 2023 produjo una caída en las existencias bovinas, que a fines del año pasado se ubicaban en 52,8 millones de cabezas, de 2,7% o 1,5 millón de animales respecto de 2022.

Faena y producción de carne bovina en los primeros 5 meses de cada año (BCR)

Esta es la mayor caída anual desde 2009, año en que las restricciones a la exportación de carne bovina precipitaron una liquidación de stock por parte de los productores. Para 2024, se espera una menor faena y producción de carne.

El año pasado, el consumo fue de 2,44 millones de toneladas, 4 por ciento más que en 2022 y el mayor registro en 5 años. En tanto, las exportaciones aumentaron 6% interanual y alcanzaron su segundo mejor registro anual desde 1990, detrás de 2020.

Este año, el consumo interna viene siendo de los más bajos de la serie. En los primeros cinco meses, se absorbieron 870 mil toneladas, solo por encima del mismo período de 2021. La caída fue de 14% respecto del mismo período del año pasado. Cabe señalar que solo 69% de la producción se destinó al mercado interno, frente al 75% del año pasado y 85% promedio de lo que va del siglo.

Como contrapartida, se incrementaron las exportaciones: El volumen despachado entre enero y mayo de tonelada de res con hueso alcanzó a 385 mil toneladas, 10% más que en 2023, aunque medido en valor, apenas creció 1% debido a que los precios promedio de exportación cayeron 8% respecto a igual lapso de 2023.

La Bolsa de Comercio rosarina proyectó que el consumo de carne bovina podría llegar a ser el más bajo en 2024 en al menos 110 años.

"El consumo de carne vacuna en Argentina se encuentra en una tendencia decreciente desde la segunda mitad del siglo pasado, en la medida en que ha ido siendo sustituida por otras fuentes de proteínas", aclaró no obstante el informe.

Agregó que "esta tendencia se ve agravada por la actual recesión que está atravesando la economía argentina y que lleva a muchos consumidores a inclinarse por el consumo de pollo y cerdo", alternativas que son más económicas.

Consumo y participación del consumo de carne bovina en los primeros 5 meses de cada año (BCR)

En este sentido, se proyecta que el consumo anual por habitante promedio en 2024 sea de sólo 44,8 kilos, muy por debajo del promedio histórico (72,9 kg.) e incluso del piso de 1920, cuando se habían consumido 46,9 kg.

No obstante, Argentina sigue siendo uno de los países con mayor consumo per cápita, similar a la de Uruguay pero muy por encima de Chile y de países con mayor poder adquisitivo, como Estados Unidos y Australia.

Contador